LOS MATICES DE REPUBLICA DOMINICANA


Por Emilio J. Lezcano / carsNtravel / Fotos autor

Cada día son más los turistas que seleccionan a la República Dominicana como su destino favorito para disfrutar las vacaciones. Y no es de extrañar. La Española, como se le llamó a principio, cuenta con hermosas playas, bosques tropicales y una vibrante capital llena de música y alegría, sin olvidar su Casco Antiguo, atado a su profundo pasado histórico y la conquista de América.

Nuestra visita al “País del Merengue” comenzó en la bella península de Samaná, localizada a unas dos horas por carretera del Aeropuerto Internacional Las Amétricas. Es una de las 32 provincias del país y cuenta con hermosas playas, montañas, extensos cocoteros, además de su impresionante bahía, donde se puede apreciar uno de los más bellos paisajes del Caribe.

Además de las delicias del mar, Samaná ofrece cada año, desde diciembre a marzo, un hermoso ritual, la reproducción de las ballenas jorobadas, y de acuerdo con los criollos locales, al nacer en estas aguas, las ballenas jorobadas son dominicanas.

Los hoteles son de primera clase donde se distinguen los Bahía Príncipe Samanä; Bahía Príncipe el Portillo; Bahía Príncipe Cayacoa, y el Bahía Príncipe Cayo Levantado. Este último se encuentra localizado entre la Bahía de Samaná y la Bahía Escocesa, y cuenta con una preciosa playa privada.

Cuenta la historia que en 1690 el corsario inglés Jack Banister se sublevó contra las autoridades y combatió contra dos fragatas inglesas desde un cayo al que se le llamó “Cayo Banister”, y actualmente es el popular destino turístico Cayo Levantado.

La Península de Samaná fue descubierta por Cristóbal Colón en su segundo viaje, el 12 de enero de 1493, y más tarde, el 21 de agosto de 1751, se fundo la ciudad de Santa Bárbara de Samaná.  El nombre original se escribe Xamaná y se refiere a una bella reina indígena Ciguaya que vivió entre la Bahía de Samaná y Cayo Levantado.

En esta zona vivían los indios Ciguayos, un grupo de Arahuacos diferentes a los Tainos, quienes recibieron a Cristóbal Colón con una lluvia de flechas, en lo que se conoce como la primera confrontación entre europeos y nativos. Fue de tal magnitud la rociada de flechas que al Gran Navegante no le quedó otra alternativa que poner pies en polvorosa. Es por eso que a esta zona se le llama el Golfo de las  Flechas.

Camino a El Limón, a través de la preciosa Sierra de Sanamá, se encuentra uno de los sitios más bellos del país, la cascada El Limón, situada en un bosque tropical. Desde el típico y familiar restaurante de Basilio y Ramona, situado al borde de la carretera, se pueden hacer los arreglos para subir y bajar la cascada.

El recorrido, además de entretenido, en ocasiones se torna simpático, y tiene una duración de una hora. Los turistas deben montar en burros y durante el paseo se atraviesan aldeas de criollos locales, hermosos ríos y en ocasiones, una vista de las montañas a un lado y una espectacular panorámica de las playas cercanas al otro.

Después de dejar a los simpáticos burros descansando en un restaurante típico, se camina por un intrincado sendero que nos llevó hasta los mismos pies de la imponente caída de agua. El recorrido dura unos 30 minutos.

La cascada es impresionante, tiene una altura de unos 50 metros y se puede observar de cerca sus hermosas paredes cubiertas de una vegetación que refleja una gran belleza, y tres salidas de agua que caen en una piscina natural con su agua fresca y cristalina. Este es el sitio preferido por los turistas para disfrutar de un baño refrescante y relajarse después de la caminata.

Según los residentes, históricamente la cascada se llamó “La Fuente del Almirante”, pero con la llegada de los turistas se le cambio el nombre por  “El Salto del Limón”.

Al final del recorrido llegamos a la capital, Santo Domingo, fundada el 4 de agosto de 1496 por Bartolomé Colón. Más tarde fue trasladada por Nicolás de Ovando, en 1502, al lugar que hoy ocupa. En sus principios fue llamada La Isabela, aunque años más tarde fue bautizada como Santo Domingo de Guzmán, su nombre actual, y es la primera ciudad fundada en América.

Fue declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad y en su Centro Histórico se encuentran grandes contrastes entre la historia y lo moderno.

Nada mejor para conocer esta zona que hospedarse en el lujoso Hostal Nicolás de Ovando, la antigua residencia del primer Gobernador de la isla La Española (hoy República Dominicana y Haití)). El edificio, que data de 1502, está totalmente restaurado y localizado en la famosa calle de Las Damas. Fue conocida como la Casa de los Cañones y su fachada, en piedra con portal estilo gótico, es única en América.

La calle de Las Damas fue construida en 1502 y el nombre se debe a la esposa de Diego Colón, doña María de Toledo, sobrina del Rey Fernando el Católico, que le gustaba caminar por esta calle acompañada por las esposas de nobles españoles.

Muy cerca se llega a la esquina de la calle El Conde donde se encuentra la antigua casa de Hernán Cortés, conquistador de México. Se trata de una mansión de estilo gótico construida por el gobernador Ovando en 1502.

A pocos pasos se llega al Museo de las Casas Reales. Este edificio fue construido alrededor de 1512. Originalmente fue el Palacio de los Gobernadores de la isla La Española, Capitanes Generales y Presidente de la Real Audiencia.  En la actualidad se puede apreciar una colección de objetos y documentos del período colonial.

Bajando unas escaleras se llega a la Plaza de España, rodeada por varias casas coloniales y buenos restaurantes. En el centro de la plaza se encuentra una estatua del fundador de la ciudad Fray Nicolás de Ovando.

Desde aquí se camina hasta el Alcázar de Colón, que fue la casa de don Diego Colón y en la actualidad es la sede del Museo Virreinal. Es una construcción que data entre los años 1501 al 1514, y en su interior se pueden contemplar muchos objetos de gran valor.

Otra visita obligada es a la Catedral, la primera en el Nuevo Mundo, de un estilo gótico con detalles renacentistas. Esta construcción se terminó en 1546. En su interior se guardan obras de arte de la época colonial, relicarios de oro y plata, retablos, estatuas y una inmensa campana de gran valor histórico.

La catedral de Santo Domingo muestra un conjunto de tres naves y 14 capillas. Entre los cuadros se distingue una pintura de la Virgen de la Altagracia que data del año 1520. Durante algún tiempo la Catedral albergó los restos del navegante Cristóbal Colón.

La República Dominicana ofrece a los visitantes una experiencia inolvidable con sus playas, bosques tropicales, sabores, alegría e historia.

Datos Útiles
Cómo llegar?

Varias aerolíneas tienen servicio diario desde Miami, FL., hasta el Aeropuerto internacional de Las Américas, en Santo Domingo.

Dónde hospedarse?

Hoteles Bahía Principe Cayacoa; El Portal y Cayo Levantado. Reservaciones 305 592 6466 o 1 866 282 2442 www.bahiaprincipe.com Hostal Nicolás de Ovando, Calle Las Damas, Ciudad Colonial, Santo Domingo 1 809 685 9955

Dónde comer?

Restaurante El Conuco, Casimiro de Moya 152, Santo Domingo, teléfono 809 686 0129.

Para más información consulte a la oficina de turismo de República Dominicana al teléfono  305 358-2899 o consulte a su agente de viajes. ejlezcano@carsntravel.com

 

Posted in REPUBLICA DOMINICANA, TRAVEL.

Emilio Lezcano

Journalist - Editor - Photographer
Professional Race Car Driver

Leave a Reply