ISLAS GALÁPAGOS, UNA MARAVILLA EN EL PLANETA


Por Emilio J. Lezcano   carsNtravel.com     Fotos AUTOR

A medida que me deslizaba por la fina arena y parte de los arrecifes, con mi cámara lista para tomar las fotos tan esperadas por muchos años, finalmente llegué bien cerca de un gracioso grupo de lobos marinos que dormían la siesta.

Uno de ellos levanto la cabeza, me echó una mirada de ´bienvenida´ esperó a que le tomara la foto y después de un largo suspiro volvió a su posición de descanso en un viejo pero atractivo bote de remos.

Estaba tan contento con mi primera experiencia en este mundo maravilloso que no me percaté de la presencia de un lobo marino pequeñito que me observaba desde el gua. Cuando cruzamos nuestras miradas, éste se me acercó con su simpático caminar y emitió un sonido como diciendo ¨tómame una foto, chico¨. Me acerqué nuevamente entre la arena y el agua y le tomé varias fotos. No recuerdo el tiempo que estuve sentado en la orilla de la playa observando a este pequeño y travieso lobo marino jugando en el agua.

Así fue mi primer día en este paraíso, llamado Islas Galápagos. Cuando los turistas regresaban de las visitas a las islas, sus ojos tenían un brillo muy especial, maravillados, al relatar las increíbles experiencias vividas, muchas de las cuales algunas personas pueden pensar que son pura fantasía; pájaros que han perdido la habilidad de volar, pero nadan muy bien; tortugas que pesan más de 500 libras; pingüinos de la Antártida que viven en la línea ecuatorial; piqueros de patas azules; iguanas marinas y los populares lobos marinos.

La razón que hace a este lugar único en el mundo es su aislamiento. Las islas, oficialmente llamadas Archipiélago de Colón, son de origen volcánico y se encuentran a 960 kilómetros de la costa occidental ecuatorianas (25 minutos de vuelo desde Guayaquil). El archipiélago está compuesto por trece islas, 42 islotes y arrecifes que cubran unos 8,000 kilómetros cuadrados.

Visitar las Islas Galápagos es conocer de cerca la naturaleza en todo su esplendor. Y, una prueba, es la visita de cinco semanas que realizó a este lugar el joven científico y naturalista inglés Charles Darwin en 1835 y, después de las observaciones y anotaciones de la flora y fauna de las islas le ayudaron a formular la teoría evolucionista en su famoso libro titulado ¨El Origen de las Especies¨ publicado en 1859.

La extraordinaria fauna de estas islas es la razón principal por la que cientos de miles de turistas de todo el mundo viajan al archipiélago cada año, incluso aquellos que no tienen mucha admiración por los animales. Estos quedan maravillados al observar de cerca este grandioso zoológico donde los animales viven libres y sin temor al hombre.

Algo especial es la llegada a la Isla San Cristóbal, desde Guayaquil, y punto de partida del recorrido. Aquí pude palpar de cerca lo que seria esta gran aventura de cuatro días en la pequeña bahía, acomodados sobre rústicos botes de pescadores, donde se encontraban los graciosos lobos marinos dándome la bienvenida.

Aquí se encuentra la Estación Científica Charles Darwin y es el sitio ideal para ver de cerca a las mundialmente famosas tortugas galápagos, de quienes tomó su nombre el archipiélago. Desde su descubrimiento en 1535, las Islas Galápagos han alcanzado fama por el nombre que les dio la tortuga gigante. Galápagos significa montura y hace relación a la forma del caparazón o carapacho de estos enormes reptiles.

Por ley un guía siempre estará al frente del grupo que no puede exceder de 20 personas. Se pueden tomar fotos, pero no esta permitido tocar a los animales. Todas las islas tienen senderos claramente identificados que deben seguirse y, aun así, se debe tener mucho cuidado de no pisarle la cola a algún animal que esté cruzando el camino. Hay tantos animales que no es necesario salir del sendero, son ellos los que se acercan a los visitantes sin ninguna reserva y hasta mostrando cierto tipo de hospitalidad.

En el archipiélago habitan 56 variedades de aves y 27 de ellas se encuentran únicamente en Galápagos y algunas son endémicas de una sola isla. Entre los mamíferos que viven en las islas, uno encuentra lobos marinos y focas peleteras. Al navegar entre las islas es común observar juguetones delfines y a veces, ballenas.

El mundo submarino de Galápagos ofrece a quienes gustan del buceo la oportunidad única de compartir sus aguas con las mansas criaturas marinas, y vivir una experiencia muy difícil de olvidar.
ejlezcano@carsntravel.com

 

 

 

Posted in AMERICA DEL SUR, TRAVEL.

Emilio Lezcano

Journalist - Editor - Photographer
Professional Race Car Driver