EL ESPECTACULAR MUSEO PORSCHE – UN VERDADERO MUSEO RODANTE


Por Emilio J. Lezcano / Fotos Autor / carsNtravel.com

“Los que tienen la suerte de convertir un sueño en una forma de vida le deben al mundo ser los guardianes de esos sueños.”  Esta cita del Dr. Ing. h.c. Ferdinand Porsche podría considerarse la primera piedra, al menos ideológica, del Museo Porsche en Stuttgart.

La idea se convirtió en realidad. En el mismo lugar en el que originalmente se encontraba la empresa Dr. Ing. h.c. F. Porsche A.G., en Stuttgart-Zuffenhausen, se halla hoy uno de los museos de automóviles más espectaculares del mundo. El Museo Porsche.

En la futurista sala de exposición del museo, con una superficie de 5,600 m2 y diseñada por la empresa de arquitectura vienesa Delugan Meissl, se exponen más de 80 vehículos. La exposición abarca desde el legendario Porsche Lohner (Semper Vivus), el primer automóvil híbrido del mundo fabricado en 1900, hasta la actual generación del Porsche 911.

A diferencia de otros museo de automóviles, el Museo Porsche no ha sido concebido como un “mundo de vivencias”. Aquí los vehículos Porsche hablan por si solos, la línea de presentación nace a partir de los objetos expuestos, y no de una orientación a las vivencias.

Hay que añadir la pretensión pedagógica del museo, cuyo objetivo consiste en que en Zuffenhausen, sede de la tradición, se perciba también una función cultural. Con los más modernos métodos didácticos para museos, la exposición proporciona amplios conocimientos de la firma Porsche. Conforme a sus intereses personales, el visitante puede abordar los objetos de exposición y la historia de la empresa desde diferentes perspectivas.

Todos los vehículos expuestos son “móviles”, en el más estricto sentido de la palabra. Un recorrido cronológico permite conocer la historia de los productos de la empresa y se complementa con ámbitos temáticos especiales, como el dedicado a las actividades de Porsche en el mundo de la competición, en los que se ofrece información muy detallada sobre vehículos especiales o los numerosos encargos para otras empresas.

El museo, ubicado en la Porscheplatz, se encuentra en un lugar muy significativo para la historia automovilística alemana. En 1938 la antigua empresa de Porsche se trasladó del centro de Stuttgart a la fábrica 1 de Zuffenhausen.

Ese mismo año se fabricaron allí los antecesores del que más tarde seria el Betel (Escarabajo), el coche del pueblo alemán de VW, y en 1939 el “Tipo 64”, padre de todos los deportivos Porsche, denominado “Coche Berlín-Roma”. Los vehículos deportivos, con el escudo Porsche, se producen en Zuffenhausen desde 1950.

Casi todos los vehículos de la exposición están listos para circular en cualquier momento. Se cuentan entre ellos iconos automovilísticos de fama internacional como el Porsche 356; 550; 911 y el legendario 917, así como otros clásicos del mundo de la competición. Cada automóvil tiene una descripción técnica que explica los diferentes aspectos de los vehículos expuestos.

Uno de los autos que llama la atención es el “Tipo 64”, el primero en mostrar su figura en el museo. Era elegante, deportivo y rápido, y se convirtió en la gran pasión de Ferdinand Porsche. Aunque este deportivo fue desarrollado para la carrera de larga distancia Berlín-Roma solo recibió la sencilla denominación de “Carrocería Tipo 64”, y es considerado el “Porsche original”.

Dentro y debajo de la carrocería de perfil aerodinámico, fabricada en aluminio –adelantado a su tiempo- se encuentran las revolucionarias raíces de todos los deportivos Porsche que siguieron. En carreteras públicas alcanzó una velocidad de 130 km/h. Ferdinand Porsche utilizó con frecuencia el “Tipo 64”. La satisfacción del constructor también se reflejó en el hecho de que colocó el apellido de la familia Porsche en el vehículo. Este auto fue construido en 1939 con un motor bóxer de cuatro cilindros, una cilindrada de 1.131 cm y una potencia de 33 CV (24kW) y velocidad máxima de 140 km/h.

Otra atracción es el “Sascha”. La gran tradición de Porsche en la carrera Targa Florio comienza con el Sascha Austro-Daimler ADS R. El pequeño coche de altas prestaciones, pensando como predecesor de un cuatro plazas de serie, conquistó en 1922 el primer y segundo lugar de su cilindrada en esta carrera siciliana. La agilidad y el efectivo aprovechamiento de la potencia de este ligero vehículo, de 598 kgs., de peso, sientan las bases del éxito. Un total de 43 victorias obtiene el vehículo, que ostenta el nombre del patrocinador del proyecto: el fabricante Alexander “Sascha” Graf Kolowrat. Porsche, con el “Sascha”, persigue y funda un principio: la extraordinaria relación peso-potencia se convierte en una propiedad decisiva de todos los deportivos de Porsche. Esta relación es la parte del peso del vehículo por kilovatio de la potencia del motor.

Un clásico en exhibición es el Tipo 356. En la primavera de 1948 nació en Gmund (Karnten) el primer deportivo con el hombre Porsche. Con este vehículo, Porsche hacia realidad su idea de un deportivo moderno. El prototipo Porsche Tipo 356 (Nr. 1) estuvo listo para circular el 8 de junio, y el gobierno regional de Karnten extendió una autorización única para probarlo en carreteras públicas. El Tipo 356, con motor central y equipado con un motor VW demostró una potencia de 35 CV. Con un peso de 585 kilogramos alcanzó una velocidad máxima de 135 km/k. En agosto de 1948 el “Número 1” demostró sus aptitudes deportivas  en la carrera urbana de Innsbruck.

Un automóvil en exhibición y de grata recordación para los seguidores de la Fórmula 1 en Estados Unidos se remonta al mes de julio de 1962 cuando el piloto norteamericano Dan Gurney ganó el Gran Premio de Francia con el Porsche Grand Prix Tipo 804, por delante de su compañero de equipo Joakim Bonnier. Gurney triunfó también en el circuito de Solitude de Sttutgart. El monoplaza de ocho cilindros, con un peso de 461 kilogramos y equipado con frenos de discos y brazos transversales doble, es el único coche de Formula 1 construido íntegramente por Porsche. El Tipo 804 influyó en otros vehículos de competición desarrollados por Porsche.

Otro bólido de carrera que se hizo famoso en América y se encuentra en un sitio dedicado a los prototipos, es el vehículo de competición más potente de todos los tiempos, con su motor de doce cilindros. Este auto revolucionó y lideró los circuito de competición con Mark Donohue al volante. Este Porsche ganó por segunda vez la serie CanAm por delante de los McLaren. Era la primera vez que un turbo demostraba su potencial en trazados llenos de curvas.

En otra parte de la exhibición se encuentra un ejemplo del espectacular desarrollo para otra compañía. Por encargo del Grupo TAG,  Porsche construyó un motor que revolucionó la Fórmula 1. El potente motor instalado en el monoplaza McLaren, con una insuperable potencia, tiene apenas un litro y medio de cilindrada. Fue la clave para ganar tres campeonatos mundiales a manos de los pilotos Alain Prost y Niki Lauda, así como obtener 25 victorias de Grand Prix entre 1983 y 1987.

Horarios de apertura del museo: de martes a domingo de 9am a 6pm las taquillas cierran a las 5pm. Lunes cerrado. Precios de entrada: Adultos 8 euros. Niños menores de 14 años, en compañía de un adulto tienen la entrada libre. Visitas guiadas 60 euros, más la entrada, máximo 25 personas y previa  cita. El visitante puede optar por un audio guía electrónico por un precio de alquiler de 2 euros con toda la información del museo y sus exposiciones. Están disponibles en alemán, inglés, francés, español, italiano, ruso, japonés y chino
ejlezcano@carsntravel.com.

Posted in MUSEUMS.

Emilio Lezcano

Journalist - Editor - Photographer
Professional Race Car Driver

Leave a Reply